Álvaro Ramos Candia

 

Biografía:Álvaro Ramos Candia. Escritores de hoy

Natural de Montevideo, Uruguay, Álvaro Ramos reside en España, más concretamente el la costa catalana de Cambrils. Polifacético y siempre unido a las artes en cualquiera de sus formas, Álvaro desarrolla su actividad profesional como diseñador gráfico y maestro de artes marciales, lo que no le impide reservar tiempo para las buenas lecturas de escritores tan relevantes como Foster Wallace, Onetti, Faulkner, Borges o Mc Carthy.

 

Porque Álvaro es el ejemplo clásico de autor amante de las letras, de las letras buenas que han ido calando en su manera de entender la escritura e influyendo a la hora de presentarnos un universo repleto de preguntas, sencillo y complejo a un tiempo. La novela y el cuento son los entornos literarios donde este autor se encuentra en su

Nace en el año 1956 en Montevideo, Uruguay. Desde

el año 2004 reside en España, en la ciudad de Cambrils (Tarragona). Junto a su actividad profesional como diseñador gráfico y maestro de artes marciales, aúna el gusto por la lectura de escritores tan diversos como Borges y Onetti, DeLillo, Foster Wallace y Mc Carthy (entre los norteamericanos contemporáneos), Mishima, Cortazar, Faulkner… y un extenso etc. junto a la escritura de varias novelas y cuentos.

 


Sinopsis de Cenizas y flores:Portada del libro Cenizas y Flores. Editorial Flandes

Cenizas y flores narra un breve espacio de tiempo (un lapso de unos meses) en la vida de dos hombres: Rayo Vázquez y Marius. Ambos residen en la misma ciudad, Cambrils, una próspera ciudad turística de la Costa Daurada. Rayo Vázquez es un funcionario de prisión (divorciado reciente) que sufre de angustiantes dudas existenciales, mientras Marius es un delincuente de poca monta que actúa con sangre fría en sus robos, a la vez que al inseguridad en sus relaciones sentimentales lo vuelven un ser acomplejado. Rayo Vázquez y Marius, sin tener ningún tipo de conocimiento el uno del otro, finalmente acceden a ser protagonistas de un suceso trágico y desgarrador.

Deja un comentario