LA IMPORTANCIA DE ELEGIR UNA PORTADA

Cuando llega el momento de elegir una portada para el libro que hemos escrito, siempre surge una misma duda, ¿qué imagen elegir?, ¿cuál sería una buena portada?

En primer lugar hemos de pensar qué imágenes pueden ser representativas del contenido de la novela, situarnos en los escenarios, pensar en sus personajes y en las acciones que llevarán a cabo durante la trama. A continuación hemos de pensar qué sensaciones queremos transmitir al potencial comprador.

Con una idea más o menos formada llega el momento de comunicárselo a nuestro ilustrador y dejarse aconsejar. Ilustradores y profesionales del gremio nos pueden orientar y sugerir ideas.

Y por supuesto, hay que ponerse en el lugar del lector, de esa persona que se acercará a nuestro libro y lo primero que verá de él será su portada. ¿Qué buscan los lectores?, ¿qué tipo de portadas son más sugerentes?

Todo ha de ser bien sopesado antes de decidir cuál será una buena portada para nuestra novela.

La importancia de las redes sociales

En la búsqueda de nuevos lectores no hemos de olvidar la importancia de las redes sociales. Son muchas las redes que en estos momentos son herramientas imprescindibles para dar a conocer obras y autores. Actualmente Twitter y Facebook son las dos redes más potentes, pero no son las únicas. Otras como Instagram, Youtube o Google+ son un escaparate a muchos lectores.

Cuando uno decide autoeditar un libro tiene que ser consciente de la importancia que van a tener las redes en que su libro llegue a más o menos gente. Un uso correcto de las redes puede marcar la diferencia entre una novela de éxito y el más absoluto fracaso.

¿Cómo se tienen que gestionar las redes sociales para alcanzar al mayor público posible? La primera recomendación es dejarlas en manos de personas especializadas, es decir, en Social o Community Manager. Ellos serán los encargados de establecer los pilares necesarios, de crear vínculos, buscar nidos y potenciar el marketing de la novela.

Si por el contrario, como escritor decides manejar tú mismo tus propias redes, tienes que ser consciente de que requieren tiempo y dedicación y nunca olvidar que al otro lado de estas redes se esconden personas que pueden ser potenciales lectores