NUEVAS TECNOLOGÍAS EN LA LITERATURA

Cada vez es más frecuente que tengamos que introducir elementos tecnológicos en nuestras tramas. Por ello es muy importante no caer en errores garrafales de esos que hacen levantar la vista al lector por lo escandaloso de los mismos.

¿Cómo mostramos en nuestra novela un mensaje de texto, una conversación a través de whatsapp o por messenger o un email? Desde luego, la cosa se complica.

Son medios de comunicación muy nuevos y los académicos aún no han creado una normativa estándar para aplicar a una obra literaria, así que como escritores tenemos que aplicar el sentido común y la inventiva.

Aún así existen una serie de recomendaciones basadas en la experiencia que pueden ser de utilidad:

  1. Estilo

La cantidad y la manera en la que introduzcamos estos elementos en una trama pueden acabar determinando su estilo. Antes de ponerte a incluir mensajes como un loco en tu texto reflexiona sobre cómo querrías que fuera el texto en su conjunto.

Aunque existen novelas creadas exclusivamente sobre conversaciones de Whatsapp o emails lo normal es que solo sean introducidas ocasionalmente. En cualquier caso es imprescindible valorar si estos mensajes encajan en el conjunto de la obra.  

  1. Universalidad

 ¿Por qué nombrar el nombre específico de la aplicación o programa que están usando nuestros personajes? Tengamos en cuenta que lo que hoy se está usando quizá dentro de una década haya caído en el olvido. También ocurre que aplicaciones como Whatsapp que se usan habitualmente en Europa, en otros lugares del mundo no son tan usadas, véase en Asia que utilizan Line.

Si quieres que tu novela sea universal no incluyas el nombre del programa.

Aquí tenéis un ejemplo de cómo se puede manejar esta situación:

Lorena abrió de nuevo la aplicación. Los tics azules indicaban que su hermano había leído el mensaje. ¿Por qué no respondía a sus mensajes?, ¿le habría ocurrido algo?

Los tics azules serán entendidos tanto por los usuarios de Whatsapp como los que no y no hará falta mencionar el nombre de la aplicación. Problema resuelto.

  1. Forma

Al no haber norma estándar, las opciones para mostrar este tipo de medios en un texto son variadas. Sin embargo existe una norma fundamental y es: No representarlo como un diálogo al uso.

Los lectores están habituados a que los diálogos tradicionales, con sus guiones y acotaciones, sean diálogos de viva voz. Así que toca buscarse las mañas para crear un diálogo por mensajería de tal manera que no resulte confuso.

Tampoco hay que olvidar que la forma de expresarse en estas aplicaciones no es igual que como lo hacemos oralmente. Existen abreviaturas, se incluyen smiles, etc.

Aquí tenéis un ejemplo de cómo podríais incluirlo:

LORENA _ 22:22

Carlos, ¿estás bien?

CARLOS _ 22:25

Te he dicho que no quiero hablar más del tema.

LORENA _ 22:26

No me vaciles Carlos, sabes que esto es algo que nos atañe a los dos.

Tenemos que hablar.

Hay que decidir qué le vamos a decir a la policía.

Por suerte existen muchos libros que ya han utilizado estos recursos y que siempre es recomendable buscar si estamos valorando usar estas formas novedosas de comunicación.

  1. Comprensión

Independientemente de cómo elijas mostrar a tus lectores esa conversación o mensaje, hay una pregunta que has de hacerte siempre: ¿Se entiende? ¿Se sigue el hilo a la conversación o hace falta incluir algo más?

Sea cual sea la forma que elijas de incluir estos recursos tienes que valorar que el resultado sea comprensible, que el mensaje llegue sea cual sea la edad del lector.  A partir de ahí eres libre de innovar todo lo que quieras.

  1. Innovación

Arriesga, busca y experimenta. No te cortes en probar fórmulas nuevas, no está todo inventado y quizá la forma más novedosa sea la más adecuada.

  1. Estudia el lenguaje

Quizá eres de los que usa las tecnologías a todas horas y no necesites un curso sobre qué te pueden ofrecer, cómo se usan o qué características y requisitos tienen, pero… quizá seas un poco más chapado a la antigua o quizá más celoso de tu intimidad y no estés habituado a su uso. Así que te toca investigar un poco.

Estudia el lenguaje que se utiliza, descubre el significado de las abreviaturas más comunes, aprende a incluir smiles y el significado de los mismos, descubre lo que es un sticker y que aplicaciones lo tienen, averigua si es posible adjuntar imágenes o archivos, etc.

Tampoco te dejes engañar, hay aplicaciones que solo se pueden usar en determinados dispositivos, o que incluso dependen del sistema operativo. No vayas a decir que el Siri lo tienes instalado en un sistema Android porque no se puede, es de Iphone.

¿Qué edad tienen tus protagonistas? Porque no es lo mismo unos adolescentes hablando que un abogado hablando con su cliente vía Whatsapp. Si son jóvenes o relativamente jóvenes usarán expresiones que quizá no habrían verbalizado oralmente. El vocabulario y los tiempos verbales en estos medios tienden a simplificarse. No esperes encontrar un pretérito pluscuamperfecto de subjuntivo.

  1. Errores vistos en libros
  • Móvil de teclas que dispone de aplicaciones de mensajería tipo Whatsapp
  • Direcciones de correo electrónico que incluyen la ñ: lorenapeña@*mail.com (sí, todos queremos mucho a nuestra ñ pero en las redes es un carácter no reconocido así que se sustituye por n en la mayoría de los casos)
  • URLs que dirigen a diferentes sitios según se escriban en mayúsculas o minúsculas.
  • Envío de correos electrónicos sin conexión a internet
  • Estando en modo avión no paran de entrar mensajes y llamadas (el modo avión no permite que le llegue señal al móvil)
  • Tarjetas de memoria externas introducidas en móviles que no disponen de ranura de ampliación de memoria

¿Comprendéis ahora la importancia de la universalidad? No nombrar marcas ni especificar modelos te puede salvar de cometer errores, no lo olvides.