Christian Rodríguez

 

AUTOR: Christian Rodríguez –
LUGAR NACIMIENTO: A Coruña –
FECHA NACIMIENTO: Diciembre, 2000 –
NACIONALIDAD: Española –
GÉNERO LITERARIO: Novela de ficción, prosa poética –
OBRAS PUBLICADAS: Pranto –
RECONOCIMIENTOS: Premio Minerva –

Biografía:

Nace en A Coruña a principios de diciembre de 2000. Decidió lanzarse a escribir su primera obra, Pranto, en el año 2013 y durante un largo proceso de cinco años, hasta 2018, se ha dedicado a reinventarla con tesón hasta ser capaz de darle la forma y consistencia adecuadas. Además, durante este tiempo ha participado en varios certámenes literarios. De entre ellos, el mismo año en que publica esta obra,  participa en los prestigiosos Premios Minerva, siendo acreedor del segundo premio en la categoría de narrativa por su relato Martyria. Actualmente, continúa trabajando en nuevos proyectos que espera puedan disfrutar sus lectores de manera inminente.

 

Sinopsis de Pranto:

De la puerta en medio de la nada, emerge la luz del páramo sobre el rostro de un joven que se deja caer sobre el marco. Eric alza su faz hacia la lejanía: los ojos, dos diamantes fragmentados por el largo filo de sus tormentos, la boca jadeante y las manos temblorosas. Aunque casi parece un anciano, el suave viento que lee los surcos de su rostro lo descubre y sabe que no supera los dieciocho. Escondido bajo el reflejo del páramo de sus pupilas, subyace latente una sombra escurridiza, elástica, que se remueve cual anticipo de la odisea que en su futuro se describe. Ante él, el horizonte desolado enrojece y tuerce el atardecer. Ensimismado, Eric pule un pensamiento de duda sin entender lo que realmente se muestra ante él. Se agacha y roza con los dedos el suelo, lo siente, observa la lejanía infinita y murmura: «Tiene que ser un sueño —niega con el rostro—. No puede ser que esté muerto».

 

Cita de la obra:

«Susurro su nombre como otro fracaso de mi propósito soñado, la ilusión de hablar suave, tranquilo, meloso y amoroso se desvanece consumida por la rabia de mis mejillas, pero, cuando ella me escucha y su
cuerpo se detiene exiliando al recuerdo sus lágrimas, todo resulta estático, como la aguja de un reloj que ya no se mueve. Me habla y casi parece que escucho los versos de Ovidio o las declaraciones de amor de
Romeo y Julieta. Siempre admiraré su determinación, pienso, mientras nos besamos a través de nuestras palabras, porque nos ha sido vetado con nuestros labios». Pranto, Editorial Adarve, 2018.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *