Francisco Varo

 

AUTOR: Francisco Varo –
LUGAR NACIMIENTO: Málaga –
FECHA NACIMIENTO: 18 de abril de 1982 –
NACIONALIDAD: Española –
GÉNERO LITERARIO: Relato –
OBRAS PUBLICADAS: El árbol simétrico –

 

Biografía: Francisco Varo El árbol simétrico. Editorial Adarve, Escritores de hoy

Nacido el 18 de abril de 1982, es autor de varios relatos, como La raíz del árbol. Apasionado de la escritura desde siempre. Aquí, en El árbol simétrico, nos describe un viaje por los límites de la mente. Es un reflejo exacto de un brote psicótico de esquizofrenia paranoide en tiempo real. Estos tres relatos diferenciados por la intensidad de las causas de esta enfermedad, pero unidos en una experiencia vital para el autor que hace que después de tanto caos, encuentre la libertad de todas sus emociones.

 

Sinopsis de El árbol simétrico: Portada del libro El árbol simétrico de Francisco Varo. Editorial Adarve, Escritores de hoy

Catarsis, que significa en griego «purificación y purga», es lo que vive el autor con la obra. Una experiencia purificadora y liberadora de las emociones. Un grito interno y visceral que emerge desde lo más profundo para acabar sonando fuerte y amplificado por el poder de las palabras que recorren cada página del relato. Dominar la raíz es la única forma de poder florecer con más fuerza, conocimiento y amor. Con estos relatos: La raíz del árbolLa veta del tronco y El ser de la rama, el autor finaliza el viaje que ha realizado por su mente desde el primer libro, Kissco Paranoide, dando una vuelta de tuerca más a sus experiencias vitales, a sus sentimientos y vivencias desde la infancia a la actualidad. Este viaje transcurre por la enfermedad mental, las relaciones familiares, el amor y el desamor, teorías propias y fórmulas creadas con toques de verdad y grandilocuencia. El caminar en la delgada línea de la cordura, o no. El desenlace de la obra no te dejará indiferente, algo que resulta congruente con el carácter del autor, y que en una lectura siempre resulta tentador.

 

Cita de la obra:

«Mis pupilas enfocaron como en esos planos de Stanley Kubrick, con una perspectiva frontal y simétrica, que hacen que una imagen plana tenga ese movimiento de profundidad; y así, una vez ya el
zoom estaba en su mayor apertura, pude distinguir que la imagen de la que hablo era la de una mujer con un rostro visible de arrepentimiento y con lágrimas en sus familiares ojos, que a la vez me decía que mi nombre no era Leo, que verdaderamente me llamaba Francisco y que solo ella me llamaba Kissco». El árbol simétrico, Editorial Adarve, 2020.

 

Deja un comentario