L.J. Pruneda

 

AUTOR: Luis Jorge Pruneda –
LUGAR NACIMIENTO: Llames (Asturias) –
FECHA NACIMIENTO:  1965 –
NACIONALIDAD: Española –
TITULACIÓN: Ciencias Policiales y Psicología –
PROFESIÓN: Policía –
GÉNERO LITERARIO: Novela de ficción –
OBRAS PUBLICADAS: El laberinto de la libélula –
OTROS: Director y coordinador del Grupo Especializado en Maltrato a Menores y Adultos (GEMMA) – 

Biografía:Luis Jorge Pruneda. Ediciones Caudal, Editoriales españolas actuales

Nace en la pequeña localidad de Llames (Asturias) en el año 1965. Con formación académica en Ciencias Policiales y Psicología, inicia su actividad profesional en la función policial en los noventa. En el año 2007 asume la dirección y coordinación del Grupo Especializado en Maltrato a Menores y Adultos (GEMMA). Siempre interesado en el mundo de la literatura, lanza más de medio centenar de historias cortas en Redes Sociales. Relatos que han servido como base a la posterior creación de El Laberinto de la Libélula, siendo ésta su primera obra publicada.

 

Sinopsis de El laberinto de la libélula:Portada del libro El laberinto de la libélula. Editoriales de España, Ediciones Caudal

La joven Laura, sentada en el malecón de La Habana, tiene un sueño y una meta: conocer España y vivir en Asturias. El destino le concede su deseo y encuentra, a orillas del mar Cantábrico, la familia, el instituto, el pueblo y el trabajo perfecto. Incluso, sin buscarlo, a un hombre que marca su vida y… algo más. Pero, como la vida ideal no existe, y menos si naces pobre, Laura se ve arrastrada dentro de una espiral donde la traición, la violencia, la ilusión, el sufrimiento, el amor y la soledad, van tejiendo una tela de araña que atrapa su corazón de libélula en un laberinto que no le permite encontrar la salida.
La historia, a veces bella y poética, en ocasiones dura y hasta cruel, nos introduce en el mundo de las relaciones de pareja, explicando con notable minuciosidad cómo la convivencia amorosa puede derivar en un infierno.
La novela es amena, fácil de leer e instructiva, no solo para adultos, sino también para jóvenes a modo de prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *