USO DE LAS COMILLAS

 

USO DE LAS COMILLAS EN ESPAÑOL

comillas españolas o latinasEl uso de las comillas en un texto literario resulta fundamental para un acabado impecable y proceder a su maquetado dejándolo listo para su impresión o formateado en E-book.
La mayoría de los autores que envía su manuscrito a una editorial no repara en un aspecto crucial: Los editores diferencian mucho entre quienes saben colocar los signos tipográficos, a los que atribuyen experiencia y cuidado en el lenguaje, y los que no, a los que suponen bisoños y poco cuidadosos del lenguaje.
Por todo ello vamos a dar una serie de indicaciones para que el uso de comillas sea correcto, sobre todo antes de mandar una narración al editor o la agencia literaria.
Aunque los ordenadores nos conceden por defecto la «comilla inglesa» (“ ”), la que debemos emplear, de forma general es la «española» (« »). Lo vemos:

Le dijo «no vayas a llegar tarde que luego tu padre se enfada», para evitar una futura discusión.

La comilla española también se denomina «baja», «latina» o «angular» y la podemos encontrar en la pestaña plancha de imprenta«insertar» + la opción «símbolo» del procesador de textos Word. Para ello basta con insertarla o configurar una «macro» para cada una y tenerlas dispuestas siempre.
Si el texto precisa unas comillas dentro de las españolas deberemos insertar las inglesas. Lo vemos:

Le dijo «no vayas a llegar “tan tarde como siempre”, que luego tu padre se enfada», para evitar una futura discusión.

En el caso de requerir unas comillas dentro del texto incluido en las inglesas, se procederá con las llamadas «comillas simples» (` ´). Lo vemos con el mismo ejemplo:

Le dijo «no vayas a llegar “tan tarde, `Pedrote´ como siempre” que luego tu padre se enfada», para evitar una futura discusión.

Esta última posibilidad es más extraña, ciertamente. Sin embargo, el ejemplo anterior resulta muy frecuente en los textos literarios y es raro el autor que se rige por la regla correcta.
Las comillas, en castellano, no deben dejar espacios entre los caracteres que cubre, yendo pegada literalmente a la palabra. De esta manera resultan invalidadas expresiones como: « que no quería comer ». Además, debemos respetar siempre la colocación de comillas de apertura (al comienzo) y de cierre (al final de palabra o frase). Es cierto que algunos esnobistas juegan con modernas y aventuradas colocaciones del tipo: »dejarse llevar por ella«. En cualquiera de los casos resultan incorrectas, siendo únicamente recomendadas en las presentaciones por cumplir una función estética que no únicamente tipográfica:

» ADN
» ARN

En cuanto a su uso, las comillas deben ir siempre:

  • Para citas no muy largas (no más de cinco renglones). En caso contrario se debe reducir la fuente y tabular con un salto a la derecha todo el párrafo.
  • Cuando empleemos un apelativo sin que el nombre lo acompañe. Las comillas solo acompañarán al apelativo la primera vez que lo utilicemos en el texto, debiendo ir sin comillas en el resto de la obra.
  • Para dejar claro que el uso de la palabra o frase es irónico.
  • Para indicar que hacemos un uso de la palabra o frase diferente del literal.
  • Cuando no es posible mencionar en cursiva el nombre de una obra. Insistimos en que solo y exclusivamente cuando no sea posible o su visibilidad mejore ostensiblemente de esta manera (en textos muy pequeños, por ejemplo).
  • Cuando expresemos pensamientos de un personaje.

Malos usos de las comillas:

  • Se emplean a menudo al escribir el nombre de una obra. Los nombre de obras (de cualquier naturaleza) deben ir en cursiva: El ingenioso hidalgo don Quijote de La Mancha, de Miguel de Cervantes. Solo se escribirán entre comillas (españolas preferentemente) cuando no tengamos la opción de usar fuente cursiva como es el caso de sistemas como wassap,messanger y similares.
  • Para destacar vocablos extranjeros. En cuyo caso debemos usar también las cursivas: smile
  • Para componer diálogos. Debiendo ir siempre entre guiones dichos diálogos.
  • Cuando anotamos una marca. En tal caso, la marca debe escribirse de manera normal, sin cursiva ni comillas: Un vehículo Ford Mondeo.
  • Si el apodo o sobrenombre acompaña al nombre de la persona o cosa: Eleuterio Sánchez, el Lute.

Recuerde: Las comillas españolas tiene preferencia en castellano y es propia de los libros impresos y de la prensa escrita. Úsela siempre que le sea posible, por más que las nuevas tecnologías se la escatimen en muchas ocasiones.

Si necesita una corrección ortotipográfica PULSE AQUÍ por favor.

Gracias

Deja un comentario