Nelson Del Castillo O.

 

 

AUTOR: Nelson del Castillo O. –
LUGAR NACIMIENTO: Buenaventura (Colombia) –
NACIONALIDAD: Colombiana –
TITULACIÓN: Medicina y Hematología –
PROFESIÓN: Médico cirujano y hematólogo, asesor, analista y crítico de la falla médica –
GÉNERO LITERARIO: Novela histórica, ensayo, ficción –
OBRAS PUBLICADAS: La muerte en la facultad

Biografía:Nelson del Castillo O. Editorial Adarve, Escritores de hoy

Nacido en Buenaventura, Colombia, reside en Cali. Es médico cirujano de la Universidad de Cuenca, Ecuador, y hematólogo B.S. de la Universidad de Stanford, Estados Unidos. Incursiona en el mundo literario, hasta la fecha, con doce novelas de la narrativa histórica más espeluznante y crítica. Se desempeña como asesor, analista y crítico de la falla médica, como un mecanismo para superar dicha falla.

 

Sinopsis de La muerte en la facultadPortada del libro La muerte en la facultad de Nelson del Castillo O. Escritores de hoy, promoción de autores

Este libro relata la más cruel y descarnada historia del manejo que se está dando a los cadáveres entregados para el estudio de la ciencia en las facultades de medicina, en lo que ha venido siendo el epicentro de corrupción de todo tipo y ante la mirada cómplice de estudiantes, profesores, vigilantes y directivos de las diversas facultades, que han llevado a subir a los más altos estandartes a aquellos que han sabido manejar la muerte y los muertos a su antojo, bien sea donados para la ciencia como para las prácticas docentes. Convirtiendo todo eso en un espectáculo macabro, desmitificando el temor a los muertos hasta llevarlos a perdurar en una aparente nueva existencia con la plastinación y la comercialización de dichos seres, transformando toda esa enseñanza en una bonanza económica, con los homicidios anatómicos y la conversión de los estudiantes en unos verdaderos zombis. En su facultad de medicina, Demóstenes Almario se desenvolvió como un alumno ejemplar haciendo prácticas de anatomía humana y medicina legal, conociendo discretamente los malabares que ocurrían con la consecución de cadáveres y sabiendo la historia del pasado cuando el profesor de anatomía, Robert Knox, fuera acusado del robo de cadáveres en Edimburgo. Precisamente, el doctor Almario siempre quiso saber la verdad sobre dicha problemática, después de que, en su ejercicio profesional, recordara las dádivas que se daban en su facultad para el estudiante que entregaba un cadáver en su alma mater

Cita de la obra:

«María Cristina Alzate Cuenú, una mujer negra de pura cepa, en la plenitud de su juventud, cuando hacía una semana había parido con fortaleza y entereza su tercer hijo, en medio de gemidos de felicidad y regocijo, frente a la situación económica familiar y la de su marido, no quería seguir teniendo descendientes, a pesar de que surgiera de una familia numerosa como era costumbre en su pueblo, cuando frente a la austeridad reinante y las limitaciones de todo tipo subsistían con dignidad; descansando de la dicha sin novedad alguna, con el nacimiento de aquel varón tan anhelado que gritara férreamente al aspirar por primera vez un bocado de oxígeno directamente por sus órganos respiratorios, como símbolo de la vida; secándose la altiva mujer el sudor reinante en aquel lugar; en el instante que acordaran con el mismo médico que la asistió, la ligadura de las trompas de Falopio, con la conocida técnica de Pomeroy como se lo explicara él mismo». La muerte en la facultad, Editorial Adarve, 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *